Roces nunca se fue

Si te iniciaste en el mundo del patinaje allá por los 90, seguramente tu marca favorita de patines fuera Roces Skates, y si además lo hiciste en el mundo del patinaje agresivo (ahora Roller Freestyle), soñaste con tener unos Majestic 12.

Mucho tiempo ha pasado desde entonces y a lo largo de casi 30 años, Roces ha tenido, igual que nuestro deporte, subidas y bajadas importantes debido a diversos factores: cambio de tendencias, problemas de calidad, aparición de más competencia, o simplemente elección errónea de sus representantes. Es posible que si tienes una tienda de patinaje con menos de 5 años de antigüedad ni siquiera la conozcas o incluso te pienses que sólo fabrican patines de agresivo. Así es este mundo, en ocasiones sólo nos preocupamos por lo último, o por lo que nos ponen delante de la cara y no nos planteamos qué más opciones tenemos para diferenciarnos de los demás.

Roces History

Pero Roces nunca se fue. Siempre ha estado ahí, con sede en Monteblluna, Italia, esta marca tiene una de las trayectorias más longevas del deporte de las ocho ruedas. Con su origen en la unión de 2 familias con pasión por el patinaje que decidieron ofrecer un producto fabricado de forma artesanal con los mejores materiales, evolucionando con tecnología de primera para desarrollar botas rígidas que permitieran un patinaje más preciso, seguro y confortable. Algo que pocos saben es que la marca cobró tan importancia que el propio Salomon hizo una oferta millonaria a principios de los 2000 para comprar Roces, pero éstos se negaron para conservar su identidad. Hoy en día casi nadie se acuerda ya de los patines Salomon, quién sabe que hubiera sido de Roces si llega a producirse la venta… así que podemos decir que fue una decisión acertada.

Hace aproximadamente 10 años, Roces tuvo un gran problema de diseño que se solucionó retirando del mercado gran parte del producto, algo que hizo que la marca pasara de una de las mejor valoradas a una de las más criticadas. Los diseñadores e ingenieros de Roces tardaron un año entero en corregir los problemas y mejorar el diseño, pero aún tenían que fabricar los nuevos modelos, algo que afectó aún más la continuidad de la marca en los expositores de las tiendas. Y ya sabemos que si no estás a la última, la competencia es feroz. Con grandes marcas y productos en el mercado evolucionando, Roces dependía principalmente de los distribuidores de cada país para poder lograr recuperar su puesto nuevamente en la mente y los pies de la gente. Algo que no se consiguió en España, pero sí en el resto de Europa. Y tras varios años de grandes éxitos con algunos modelos en todo el mundo, como el superventas Roces Orlando, o el X35, pasando por el ya clásico Majestic 12.

A principio del 2018, Roces anuncia que deja de trabajar y fabricar la marca Valo, para emprender caminos separados y recuperar con una fuerte inversión en marketing uno de los sectores que, aunque es posiblemente el que menos beneficio económico aporta a una marca de patines, es el que más promoción visual proporciona. El sector del patinaje agresivo, uno de los estandartes de la marca. Con modelos como el Joe Atkinson, Nils Jansons, basados en la bota M12; o con el próximo 5th Element, un comeback en toda regla que tiene a mucha gente ansiosa, Roces está demostrando que no sólo nunca se fue, sino que puede retomar las riendas de la industria en cualquier momento para ponerse en cabeza. Y ese momento ha llegado.

 

 

El 2019 es el año en el que Roces recuperará su lugar en el patinaje y en los corazones de los patinadores.

Roces. Spirit and soul of skating.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba